martes, 6 de noviembre de 2012

Divagaciones: Chico Normal vs. Chico Sobrenatural en la literatura juvenil actual


Últimamente me hago muchas preguntas sobre la literatura juvenil de nuestros tiempos, y la razón de que nos gusten tanto las historias. Ver a adultos de más de cuarenta años disfrutar con un libro de jóvenes es de verdad inspirador. Cosas como esas me han dejado pensando: ¿Por qué nos gusta tanto esto o aquello? Ya anteriormente había hecho una entrada hablando sobre el Chico Bueno contra el Chico Malo en los libros juveniles que pueden ver AQUÍ y el cual fue todo un éxito gracias a ustedes nuestros lectores que nos compartieron sus geniales opiniones.

Al ver el enorme interés que pusieron en ello, vamos a sacar otro tema en la enciclopedia que les compete a todos los que sufren la enfermedad de Libritis Exageralis, es decir, que han leído mucho y saben de lo que hablo. xD La pregunta que me planteo ahora es: ¿Por qué a las lectoras siempre nos interesa más el chico sobrenatural? Mucho se ha hablado de la psicología de lector. Por ahí leí que la lectura de fantasía estimula nuestra parte creativa y más sensorial del cerebro, por lo que podría ser una respuesta por demás bastante científica de lo que nos sucede cuando vemos a un chico común y corriente contra el guapazo sobrenatural, y por lo cual también se entendería que la prota se quede con él. Esto trae a colación el juego psicológico de los autores para con sus lectores. Pero así, siendo bien sinceros, ¿qué es lo que nos llama la atención de lo sobrenatural en un chico, y porque el humano no? Conozcamos la definición de estos dos géneros.

Chico normal: Más comúnmente conocido como el corriente, ordinario, sin poderes, a veces inútil, torpe y débil humano. Es un taco enrollado sin sal.

Chico sobrenatural: Como su nombre lo menciona, el tipo no es común, contiene algún que otro poder oculto ya sea de súper fuerza, velocidad, rayos laser, o vete tú a saber qué, porque es como una navaja suiza.

Estos a su vez tienen clasificaciones por especie como las siguientes:

1.Chico normal = Humano

2.Chico sobrenatural = Extraterrestre, Vampiro, Ángel, Hombre lobo, Elfo, Duende, Zombie, Nagüal, Chaneque, y sigue la lista interminable…

3.Chico híbrido = medio extraterrestre, medio vampiro, medio ángel, medio lobo, medio muerto, medio menso y medio mundo de cosas.

Sabiendo estas definiciones y sus derivados, ya podemos darnos una idea más clara de lo que estamos hablando. En otro artículo leí acerca de que con la literatura de ficción el lector vive situaciones peligrosas sin correr ningún riesgo, por eso es tan popular en la actualidad. En las novelas la prota está a punto de morir, caerse de un cerro, partirse el cuello como pollo al matadero, ser perseguida por ejércitos que quieren acabar con ella quién sabe por qué, pero en el mejor momento siempre tendrá a su caballero de brillante armadura que la salve. El chico normal es probable que corra con ella o que incluso salga disparado sin que se le vea el polvo dejando a la muy llorona sola y desamparara. Pero ¡ah! no contaban con la astucia del superman que irá a salvar a su Lois Lane del peligro. De repente aparecerá el galán de la nada y con sólo un movimiento del dedo gordo del pie mandará de paseo a los enemigos. La protagonista quedará eternamente enamorada con dos corazones grandes por ojos, porque aparte de fuerte el tipo también es superequete sexy que te mueres y ya, aquí cayó aquí murió. Y el pobre humano, que también la quiere, que es un cuatro ojos flacucho pero que no puede defenderla, bien gracias, que le vaya bien. ¿No han encontrado estos argumentos descaradamente repetitivos en los libros juveniles? Claro que sí, y es porque los tópicos no pueden faltar aunque quisiéramos mandarlos a volar bien lejos. No, no se puede, porque sería como una hamburguesa sin carne, ¡los ganchos son ganchos y punto! Nos venderán la sopa y la beberemos si no la derramamos. Ni modo.

Para una mejor explicación de este planteamiento, pondré como ejemplo a dos triángulos amorosos muy conocidos ya sea que les guste como que no, en fin. El primero que mencionaré son los crepusculianos Edward-Bella-Jacob, y el segundo será los sombríos Jace-Clary-Simon. Ambos triángulos son tan típicos y conocidos como el juguito de oso de dos pesos en las piñatas (soló para México: quien nunca lo tomó en una fiesta infantil no tuvo infancia xD). Ahora, a continuación veremos como la Meyer y la Clare nos jugaron chueco. Edward bien al estilo de DC Comics salva a Bella de ser arrollada por un carro, cosa que si bien le pasa a Clary de manera muy diferente (vamos a ser de cuenta que estos son Marvel xD), ambas descubren que el chico con cara de ángel tiene poderes, que no es humano, o que en el otro caso sólo lo es a medias; como obviedad ya era de esperarse, hasta antes de que se abriera el libro, que ambas terminan derrapando y trapeando el piso con sus babas de amor por ellos. Ambos chicos, miserablemente sufridos, al principio las desprecian como bien es típico, pero terminan enamorados hasta las chanclas también besando el suelo donde ellas pisan. El resultado que obtenemos: un happy “someday” after para ellos. Qué bonito.
¿Y Jacob y Simon? Que los parta un rayo.

Ambos personajes al principio de las historias son chicos monos, pero tan comunes que casi nadie les hace el menor caso porque son tan invisibles como una papa enterrada porque el protagonista brilla como el sol con su guapura y fuerza (chéquense que estoy acortando datos, porque ya sé que algunas lectoras si notaron a estos chicos). Como ya todos sabemos, estos estaban enamorados de las protagonistas, incluso hasta se llegan a ganar un abracito o un besito por ahí, pero nada más. Si tienen suerte la protagonista llegará a considerarlos por un nanosegundo sin conseguir nada a cambio. Pero ¡école! las autoras no se quedaron con las ganas, y como ambas sabían bien clarito que sus Peteres Parker no llegarían a nada si no se convertían en Spiderman, ¡pues que van y que los mutan, que diga, los transforman al equipo sobrenatural! Como resultado obtenemos un experimento mortal:

·         Chico Mutado: Humano corriente y moliente convertido al lado oscuro.

Y señoras y señores, tenemos un éxito juvenil, porque me he dado cuenta que nos encanta cuando el tipillo parece común pero que resulta ser de una estirpe de mutantes con armaduras de transformers que viajan en telefransportación y que se vuelven rubios y super guays cuando liberan el poder dormido muy al estilo de Goku. Luego van y nos rematan poniendo en la pantalla a puro actor carita para interpretar al papel de los señoritos “humano-mutado-no correspondido-ya llegará mi momento” que terminan por levantar suspiros y corazones devotos más que el propio protagonista.

Con la pregunta flotando en el aire del porqué de pronto gusten estos personajes humanos que empiezan siendo los más desabridos de la historia, a veces medio random, de la literatura juvenil. ¿Por qué razón? ¿Por qué de pronto estos hasta provocan guerras de teams? ¡Pues porque ya no son humanos! A eso me refiero, en la literatura juvenil de fantasía el sobrenatural va a ganar porque es más parecido a un príncipe con espada de apariencia de modelo abercombrie y montado en un dragón escupe-fuego que el lacayo-chacho cara de niño.

En los comportamientos tópicos de los disque humanos podremos ver a este hacerle ojitos feos al raro sobrenatural porque quiere proteger a la prota, pues según él le da mala espina, y porque tiene celos, pero no llega a más que ahí. Y cuando se convierten ya están a su nivel, así que les pueden plantar cara, echarse unas cuantas habladas de amenazas de muerte y hasta jugar al “corre que te atrapo” y mientras en el fandom estarán arrancándose las greñas unos a otros por ver cuál es el mejor y más cool, cuando anteriormente por los normales humanos ni hacían bulla. Pero al final aunque ellos no se queden con la heroína, sus respectivas autoras los emparejan y todos felices comiendo perdices.

Con esto termino, sino le sigo y quien sabe cuándo acabamos xD. ¿Qué piensan ustedes? ¿Humano o sobrenatural? Si recuerdan a más triángulos que ejemplifiquen el tema menciónenlos, así podremos ver cada vez una mayor diferencia. Por mientras me voy a seguir pensando, puesto tengo otros temas más que me gustaría discutir. ¡Comenten!

Nos LEEmos ;)

3 comentarios:

-Dimkaa- dijo...

Es cierto porque el interés a ellos.
La verde es que yo caigo rendida ante cualquier tipo que tenga una sexy y linda manera de hablar. (?)
Últimamente han sido más humanos. xD
Pero si hubo un tiempo dónde solo leí sobrenatural exactamente por los protagonistas.

En fin, es raro que no me enamore de un personaje ficticio hombre. xD

Y con respecto a la entrada de la tonta de mi maestra, xD claro que puedes citarme, ya pasare a ver tú entrada!

Slaudotes!

Eva dijo...

Cuanta razón... Además, normalmente (siempre hay excepciones, jeje) las lectoras también acabamos babeando por el vampiro, ángel, cazador de sombras... etc. Nos gustan los chicos malos, que le vamos a hacer. xD ¡Te sigo!

Besitos <3

Danna dijo...

me reí mucho con lo que escribiste, & es que tenés toda la razón del mundo. Siempre está el amigo bueno que ama a la protagonista, & despues aparece el sexy-supernatural-perturvado-misterioso-malo-pero-de-buen-corazon xD & obviamente, somos tan tontas como las protagonistas que nos enamoramos xD siempre es así, & aunque lo leo & lo leo, lo voy a seguir amando c:

Estoy en:

'Create